FLAMENCO

Nos tocó hacer un cuadro flamenco en uno de esos restaurantes en los que tienes que hacer reserva un año antes. No doy nombres, pero te lo puedes imaginar.

Esa noche, los comensales eran americanos y asiáticos y estaban siendo agasajados con todos los honores. Además de la comida que allí es un espectáculo en sí mismo, les llevaron un concierto de Jazz de primer nivel.

Un grupo de castellers realizó sus proezas en el comedor, entre mesas y camareros. Alucinante.

Pero, claro, este era un público indiferente. No parecía que les interesara demasiado.

Le dije mi grupo de artistas, antes de salir:

-Chicos, esta gente cuando eran pequeños, para su fiesta de aniversario les contrataban al Circ de Soleil. Tienen el listón demasiado alto. No podemos tocar ni bailar al 98%, tendremos que hacerlo al 150%.


No quería asustarlos, pero veía que pasaban artistas excelentes y los extranjeros casi no se molestaban en aplaudir.

Comenzamos la actuación.

Para la tercera canción, ya estaban con los ojos brillando y con caras de emoción. Se transformaron.

Nosotros no entendíamos que las mismas personas que estaban tan inexpresivas y poco interactivos ahora gritaran “Olé!” y se levantaran de sus sillas con ganas de bailar.

Quizás te parezca una exageración. Lo era. No nos dejaban terminar el show, pedían más.

Nos besaban las manos…como al papa de Roma ¿Puedes creerlo?

Nosotros tampoco.

¿Y porqué te lo cuento?

El Flamenco fue, es y será un reclamo para el turismo de fuera de España. Y también para un porcentaje de público local, aunque estemos en la provincia de Girona y no en Sevilla o Granada.

¿Tiene sentido no aprovechar una demanda tan grande que genera fidelización del cliente y publicidad espontánea en las redes mediante los histories y las fotos y vídeos que comparte el público en sus perfiles?

Si sabes la importancia que tienen las emociones a la hora de asociar tu marca o empresa a momentos de intensa felicidad en la cabeza de tu cliente, no dudes en contratar un espectáculo de flamenco para tu local.

El efecto es seguro.

Podemos presentar un espectáculo flamenco de gran formato, el típico cuadro flamenco o algo muy pequeño, con o sin músicos en directo.

En todos los casos tendrás un número de alta calidad, con un vestuario vistoso y cuidado, con artistas de buena presencia que saben tratar con público de todo tipo.

Desde el más experto y exigente, hasta el más casual y familiar.

Sea en un cuadro flamenco completo, dúo,trío o la versión que sea mejor para tu local, contamos con un tablao que garantiza el buen sonido del zapateado y la salud de tus suelos.

Además nos ocupamos del transporte y colocación del equipo de sonido. Nos gusta asegurar una excelente calidad para el disfrute del público.

Hemos bailado en:

Enamora a tu clientela con un espectáculo de flamenco o sevillanas