DANZA DEL VIENTRE

DANZA DEL VIENTRE

¿Sabes lo que piensa la gente acerca de contratar un espectáculo de Danza del Vientre?

Que pueden terminar ofreciendo un espectáculo “demasiado” sensual, o que simplemente venga una tía que se “sacuda” un poco en traje de dos piezas y encima cobrando.

Lo cierto es que cada una de las veces que actuamos, el público se queda sorprendido por la destreza que se necesita para ejecutarla, y porque más allá de que su vestuario es muy sugerente, y los movimientos de cadera y vientre son sensuales, la elegancia y el poder que emana una buena bailarina siempre entusiasma a hombres, mujeres y niños por igual.

Nuestras actuaciones son para todos los públicos.

Es extraño, la gente viaja a Turquía o a Marruecos y allí ven bailarinas en hoteles o restaurantes que no son muy buenas (no te digo que siempre, pero es muy habitual) por una cuestión de que en esos lugares, dedicarse a la danza está mal visto y las mejores bailarinas solo actúan en grandes festivales.

El caso es que vuelven aquí, ven profesionales de la danza y nos dicen:

-Me ha gustado más vuestro show que los que he visto en Egipto y Estambul. Y alucinan.

Y eso lo puedes ofrecer tú en tu local o negocio.

Nosotros llevamos a tu empresa un espectáculo de danza del vientre que sea adaptado al gusto de la gente de aquí, que tenga momentos de mucho ritmo, y también de suavidad, de elegancia.

Podemos ajustar la duración y cantidad de bailarinas a la necesidad de tu local y presupuesto.

Incluso tenemos la posibilidad de llevar músicos en vivo para que puedas brindar a tu clientela un momento donde el sabor exótico y étnico sea más intenso y memorable.

Como en todos y cada uno de nuestros shows, nos encargamos de todo el equipo de sonido que sea necesario, tanto como del transporte, para reducir costes y preocupaciones.

Puedes ponerte en contacto con nosotros así nos cuentas cuál es tu caso y te enviamos un presupuesto a medida. Es sin compromiso. Por supuesto.

Ponte en contacto y hablamos.

Algunos de los lugares en los que hemos bailado: